El comedor escolar

comedor escolar

Muchos niños se quedan a comer en los comedores del colegio, ya sea por la comodidad que esto representa, porque los padres no tienen tiempo de ir a recoger a los hijos y traerlos de vuelta a clase, porque no les da tiempo a preparar una comida equilibrada…

Los objetivos de la programación de menús en el comedor escolar son facilitar la ingesta saludable mediante una oferta suficiente, equilibrada, variada y adaptada. Además debe de asumir los valores gastronómicos y culturales, así como posibles incidencias de enfermedades o alimentaciones alternativas que puedan tener los niños.

Las funciones del comedor escolar son proporcionar una comida de calidad tanto desde el punto de vista nutricional como según los criterios higiénicos, sensoriales y educativos. También desarrollar hábitos higiénicos, alimenticios y de comportamiento adecuados y promocionar los aspectos sociales y de convivencia. Finalmente debería de potenciar la variedad y la identidad gastronómica y los aspectos culturales de la alimentación.

La estructura y configuración de la comida escolar normalmente consta de un primer plato de farináceos (arroz, legumbre, pasta…) y/o verdura (cruda o cocida), un segundo plato cárnico (carne, pescado o huevo) con una guarnición de verdura y/o farináceo, y de postres fruta y/o lácteo. Se ofrece pan para acompañar los platos y la bebida principal es agua. Para condimentar los platos los cocineros utilizan aceite en todas las comidas.

En los menús hay que tener en cuenta varios factores como son el equilibrio nutricional (debe representar el 30-40 % de la energía aportada en un día) y que los gramajes estén adaptados y adecuados al grupo de niños al que van dirigidos. Además se tiene que adecuar la frecuencia de consumo (que no se repitan los mismos alimentos varias veces en una semana), la variación en las técnicas culinarias utilizadas, y la correcta textura, aspecto y color.

Hay que tener en cuenta que para los cocineros es difícil cocinar y repartir tanta comida para tantos grupos de niños, pero tienen que conseguir organizarse para ofrecer un buen servicio. Así la temperatura de la comida tendría que ser la adecuada y la presentación de los platos apetecible.

Con todo esto se conseguirá que los niños estén bien alimentados y vayan con ganas al comedor escolar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Siguenos de cerca
fans
Seguidores
+1 0 fans