¿Cuántas horas al día debemos dejar que los pequeños pasen delante del ordenador?

 El muchacho joven come desayuno viendo un ordenador portátil

Las nuevas tecnologías han llegado a nuestra vida para no marcharse. Internet lo domina todo y lo domina des de que empezamos a tener uso de conciencia. Para los más pequeños, poderse comunicar con los otros mediante un whatsapp o facebook es de lo más normal, algo que hace unas décadas podía parecer imposible. Esta nueva forma de diversión, tiene sus cosas positivas y negativas y tenemos que tenerlas en cuenta con sus pros y sus contras. Para empezar, tener unos hábitos en cuanto al horario puede ir bien para que el niño no pase demasiadas horas delante del ordenador, pero, ¿cuántas horas son las convenientes?

Piensa que pasar muchas horas delante del ordenador es negativo ya que hace que tengas problemas de vista, que aumentes la posibilidad de sobrepeso al llevar una vida sedentaria, que te duela la cabeza, que tengas enfermedades psicológicas, etc. Esto no significa que neguemos el acceso al ordenador a nuestros hijos, sino que lo hagamos siendo conscientes de los problemas que pueden derivarse de pasarse demasiadas horas en frente de una pantalla de ordenador.

El número de horas que debemos dejar a nuestro hijo navegar por internet o usar el ordenador,  dependerá en gran medida de las tareas que tenga que realizar. En la actualidad hay escuelas que han adaptado los estudios al mundo digital y que por tanto obligan a los niños a realizar las clases y los deberes des de este aparato. Controlar al niño para comprobar si de verdad está realizando sus tareas es una buena forma de mantener un horario de ocio con los ordenadores, proponer de 30 a 60 minutos para el ocio con el ordenador, es lo adecuado para un niño pequeño.

No sólo elegir el tiempo adecuado es imprescindible, también debemos vigilar las actividades que hagan los pequeños en el ordenador. Para que el niño pueda navegar con seguridad deberemos activar y proteger nuestro ordenador de aquellas páginas que no encontremos seguras. Tener un control de las contraseñas para poder comprobar que no hay nada malicioso, es también tarea de los padres, sobre todo si observamos comportamientos extraños e inexplicables cambios de actitud. Por mucho que las redes sociales parezcan posibles, cualquier persona pueden ponerse en contacto con ellos y debemos adelantarnos a los problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Siguenos de cerca
fans
Seguidores
+1 0 fans