Cómo actuar ante una rabieta.

Niño llorando

Las rabietas son aquellas reacciones infantiles en las que los niños lloran y patalean porqué no consiguen lo que quieren. Las rabietas son del todo naturales, por lo que no tienen que preocuparnos en exceso. Todos los niños pasan por una fase en las que las pataletas son comunes, así que debemos ser pacientes y no dejar que su llanto nos doblegue. El niño busca la manera de conseguir sus objetivos y pone a prueba a los padres usando una de sus mejores armas: el llanto, des de pequeño, llorando a conseguido muchas de las cosas que quería, es por ello que ahora sigue probándolo, buscando los límites ante los adultos.

Los padres deben elegir cuales son los límites que deben imponer a sus hijos y actuar en consecuencia, aunque eso signifique tener que aguantar una hora de llantos y enfado. Ante un niño que tiene una rabieta es necesario ser firme, dar a los niños lo que quieren siempre para evitar rabietas lo único que hará es que salgan niños mimados que crean que en la vida lo pueden conseguir todo llorando. Esto suele ser muy común en las familias permisivas que no saben decir que no y que no ponen límites y normas a sus hijos. Si eres uno de esos padres que no saben decir que no a sus hijos, piensa que actuar de forma firme ante una rabieta es la mejor manera de educarlos para un futuro, para que sepan enfrentarse a la frustración y los problemas de la vida.

Ante una rabieta lo primero que tenemos que hacer es coger al niño, mirarle a los ojos y decir que NO de forma tajante, el niño comprenderá el tono en el que hablamos y sabrá que llorando no conseguirá su objetivo. Si el niño continua con esa actitud pensando que así conseguirá lo que quiere, deberemos ignorarlo hasta que se le pase. Tras varios episodios de rabieta, al ver que así no consigue las cosas, el niño dejará de usar el llanto como chantaje e irá reduciendo poco a poco estos episodios tan desagradables.

Debemos mantenernos firmes estemos donde estemos, si vamos caminando por la calle y al decir que no nuestro hijo rompe a llorar y nos monta un numerito, deberemos mirarlo con firmeza y explicarle que por mucho que llore no va a conseguir lo que quiere. Hay que mantenerse firmes en la postura que elijamos, es la única manera de erradicar estos comportamientos .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Siguenos de cerca
fans
Seguidores
+1 0 fans