3 reglas básicas para poner límites a tu hijo

poner límites a tu hijo

Hoy en día es muy difícil poner límites a nuestros hijos, esto se debe sobre todo, a que la generación nacida de padres muy autoritarios, piensan que las regañinas y los castigos no son una buena fórmula para educar bien a los más pequeños. Con ello, no estamos diciendo que la solución sea convertirnos en padres tiranos que griten y castiguen a diestro y siniestro, sino que debemos saber poner límites siendo firmes pero con amor. Encontrar la receta ideal en la que pueda convivir el poner límites con ser cariñosos y amorosos es complicado, y cada cuál debe encontrar la suya propia, pero nosotros te daremos las 3 reglas básicas que te ayudarán a poner límites a tu hijo:

  1. Argumenta los motivos de los limites y adáptate a la edad que tenga, es decir, no podemos pretender que nuestro hijo no haga algo o alga algo “porque sí”, ya que este no es un motivo válido que él pueda entender ni razonar. Una buena manera de crear niños autosuficientes que se autolimiten es darles todos los argumentos por los que se deben comportar de una determinada manera, algo que les hará tener criterio propio y actuar de una forma u otra a partir de los valores que le hayamos inculcado.
  2. Explica los límites con cariño, muchas veces estamos acostumbrados a aquella imagen de padres autoritarios que explicaban por qué se tenía que hacer una cosa y no otra de forma fría y sin ningún tipo de muestra de cariños, y esa no es la clase de padres que queremos ser nosotros. En todo momento el niño tiene que saber que el amor es lo más importante, incluso cuando se están marcando unos límites determinados y debemos de dejar claro que estos límites no se tratan de caprichos de padres, sino límites que se ponen justamente por amor.
  3. La coherencia de los límites está por encima de todo, los límites deben cumplirse siempre, hoy y mañana y deben ser para todo, y para todos, sin excepciones, incluso para nosotros mismos. No podemos decirle a un niño que está mal comer entre hors y ser nosotros los primeros que lo hagamos, no podemos ordenar que tenga su habitación ordenada, si la nuestra es una leonera o no podemos obligarle a comer ciertas cosas si nosotros no lo hacemos, la coherencia es muy importante para que realmente valore nuestros límites.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Siguenos de cerca
fans
Seguidores
+1 0 fans