10 cosas que debes saber sobre la siesta

cosas que debes saber sobre la siesta

En los primeros años de tu hijo, la siesta es una etapa importante para reforzar el sueño nocturno y mantenerse activo durante la tarde, sin embargo, hay cosas que puede ser que desconozcamos sobre esta etapa vital de nuestro hijo, a continuación te explicamos 10 cosas que debes saber sobre la siesta:

  • Tiempo: A partir del año, los niños suelen consolidar el sueño nocturno y duermen una media de doce horas diarias, durmiendo diez por la noche y unas dos durante el día, no necesariamente con una sola siesta, pueden hacerse dos.
  • ¿Por qué es necesaria? es imprescindible para recargar las pilas de nuestro hijo, además les facilita el aprendizaje y le ayuda a mantenerse activo
  • Duración: Dependiendo del número de siestas que haga, si hace dos, con 45-60 minutos es suficiente, si hace una, unas dos horas aproximadamente.
  • La hora adecuada: lo ideal sería que hiciera dos, una a media mañana y otra al mediodía, después de comer.
  • ¿Siempre la misma? Sí, es necesario que siempre haga la siesta a la misma hora, así su cuerpo se acostumbra a seguir una rutina. Un día determinado no pasa nada si la cambia, pero por norma debe ser siempre a la misma hora.
  • Con o sin luz: lo mejor es que haya cierta oscuridad ya que esto le ayudará a dormir mejor, también es importante el silencio.
  • Rituales: deben seguirse los rituales nocturnos: lavarse los dientes, ponerse el pijama, coger el peluche con el que duerme, etc.
  • Forma de despertarle: es aconsejable que no le despertemos de sopetón ya que si está en una fase de sueño profundo, puede despertarse cansado e irritado, es mejor abrir la puerta y dejar que la luz y el sonido lo despierten poco a poco.
  • ¿Es necesario despertarle? El sueño suele autorregularse para que dure las horas que necesite hasta que se sienta descansado, debes despertarlo sólo en el caso de que lleve más de dos horas dormido.
  • Si no se duerme, ¿qué hago? aunque no quiera dormir, es aconsejable dejarlo descansando en su cama o cuna, que no duerma si no quiere, pero al menos que se relaje y descanse para seguir afrontando el día, seguramente mientras lo hace, acabe quedándose dormido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Siguenos de cerca
fans
Seguidores
+1 0 fans